Archivo de la categoría: María

TÚ ERES EL ORGULLO DE TODO NUESTRO PUEBLO

TÚ ERES EL ORGULLO DE TODO NUESTRO PUEBLO

 Queridos todos:

Como un roquetero más que camina con vosotros como cura vuestro, quiero mirar, rezar a la Patrona y decirle, hablándole de corazón a corazón, que es nuestro orgullo, la causa de nuestra alegría, lo más grande de este pueblo, y la que lo hace grande. Claro que sí, la Virgen del Rosario es el orgullo de Roquetas; Ella sabe como nadie lo que hay en el corazón de cada uno de los hijos que aquí vivimos, la vida de cada uno de nosotros, las inquietudes e incertidumbres, los anhelos e ilusiones. Estoy seguro que si no cesamos en el empeño de aprender de Ella, de confiar en Dios y en serle fieles a su estilo, si vivimos cada día, con determinación, cerca de la Madre, nuestra vida estará colmada, descubriremos lo que es servir a los demás, y hacernos la vida agradable los unos a los otros, porque de eso se trata…

Seguir leyendo TÚ ERES EL ORGULLO DE TODO NUESTRO PUEBLO

SEPTENARIO A NUESTRA PATRONA

 SEPTENARIO A NUESTRA PATRONA

Roquetas de Mar, 30 de septiembre – 7 de octubre de 2018

“Tú eres el orgullo de todo nuestro pueblo”

22 de septiembre (sábado):  “PREGÓN DE HERMANDAD”

19´30h.  Rezo y meditación del Santo Rosario.

20´00h.  Celebración de la Eucaristía.

Preside:  D. Antonio de Mata Cañizares, Párroco de Nª Srª del Rosario.

Acabada la Misa: Proclamación del II PREGÓN DE HERMANDAD a cargo de D. Rafael Ortega Benito, Presidente de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España.

Canta:  ESCOLANÍA PEDRO MENA de ADRA.

                       «TÚ ERES EL ORGULLO DE TODO NUESTRO PUEBLO»

«Quiero que María corone estas reflexiones, porque ella vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús. Ella es la que se estremecía de gozo en la presencia de Dios, la que conservaba todo en su corazón y se dejó atravesar por la espada. Es la santa entre los santos, la más bendita, la que nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña. Ella no acepta que nos quedemos caídos y a veces nos lleva en sus brazos sin juzgarnos. Conversar con ella nos consuela, nos libera y nos santifica. La Madre no necesita de muchas palabras, no le hace falta que nos esforcemos demasiado para explicarle lo que nos pasa. Basta musitar una y otra vez: “Dios te salve, María…”»

(Francisco, Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate).

Seguir leyendo SEPTENARIO A NUESTRA PATRONA