Archivo de la categoría: Pascua

VIVIR EN PASCUA, EN LA CLARIDAD DE TU PRESENCIA

Queridos feligreses y amigos:

La Pascua que estamos viviendo en esta situación nos ayuda a buscar la Luz y la presencia del Señor Resucitado en nuestras vidas. La experiencia de estos días nos ayuda a ir más allá de nosotros mismos, a trascendernos, y dejarnos encontrar por el Resucitado. El Evangelio nos narra los encuentros del Resucitado con los Apóstoles, con los discípulos de Emaús, con María Magdalena, y nos ayudan a descubrir que hemos de mirar la vida con nuevos ojos, dejar transformar el corazón, y descubrir los nuevos caminos que nos va marcando el Señor para nuestra plenitud. El Señor Resucitado nos llama por nuestro nombre y devuelve la alegría; quiere que le contemos lo que nos pasa, lo que no entendemos…, Él nos hace ver que todo era necesario para pasar a la vida nueva, y volver a la comunidad de la, tal vez, nos habíamos alejado por distintas circunstancias, a veces sin querer o, sencillamente, porque no nos habíamos dado cuenta o nos habíamos dejado llevar…

El domingo pasado el Señor nos decía en el Evangelio que Él es nuestro Pastor, siempre nos cuida, está pendiente de nosotros, y es la puerta de conduce a la vida, a la esperanza, al sentido profundo de todo lo que pasa. Este domingo nos habla de que Él es el camino, la verdad y la vida, que no se turbe nuestro corazón y quitemos el miedo y la duda. Nuestra experiencia de fe es la del encuentro con el Señor que está Vivo y Resucitado, es compañero de camino, cercano, entregado por nosotros, que nos ofrece la Salvación y la Vida en abundancia, porque para eso ha muerto y ha resucitado para cada uno de nosotros. Acerquémonos a Él con seguridad y confianza…, no importa el pasado ni cómo estemos, el bálsamo de su Misericordia y la ternura de su perdón y de su gracia nos hacen vivir en Pascua. La vida de un cristiano es Pascual, unidos al Señor Crucificado y Resucitado que nos congrega en su Iglesia, y Él mismo nos busca y nos carga sobre sus hombros, con el amor que no podemos ni siquiera imaginar.

Seguir leyendo VIVIR EN PASCUA, EN LA CLARIDAD DE TU PRESENCIA

Felicitación Pascual a la Comunidad Parroquial

«Alegre la mañana que nos habla de Ti…»

Querida Comunidad Parroquial y queridos amigos todos: La Paz del Resucitado.

Se me viene al pensamiento en esta mañana del Día de Pascua, el Rosario de la Aurora, el momento en que al salir de la Residencia de Mayores, antes de entrar en el Paseo de los Baños, la imagen de la Virgen del Rosario la ponen los costaleros mirando al mar, en el amanecer de ese domingo del Septenario de la Patrona, con el sol saliente que deslumbra, y nuestra Madre nos ayuda a mirar al Sol que es Cristo, el Señor Resucitado que en la belleza de nuestro mar se torna luz y vida. En esta mañana de Resurrección,  Él viene a darnos Su Luz y Su Vida, quiere entrar en la vida de cada uno de nosotros y en nuestro mundo, con nuestras preocupaciones y miedos para llenarnos de esperanza; Él Crucificado y Resucitado es la esperanza que no defrauda, y nada necesitamos más que CONFIAR plenamente en Jesús, y dejarnos llevar por Él para seguir adelante.

Seguir leyendo Felicitación Pascual a la Comunidad Parroquial

¿A qué hora más o menos resucitó Jesús de la muerte?

¿Fue el sábado por la noche o el domingo por la mañana?

En los relatos del Evangelio, se dice que Jesús se levantó de entre los muertos “al tercer día” o “después de tres días”. Esto parece ser una contradicción en los términos, y podría hacer que parezca que hay múltiples posibilidades en cuanto a cuándo Jesús resucito.

Además, el hecho de que Jesús muriera un viernes hace que estas frases sean aún más confusas, ya que una resurrección dominical podría considerarse en función de esta discrepancia.

La pregunta no es baladí, porque la Iglesia celebra ya la resurrección el Sábado Santo por la noche… ¿podría estar celebrando algo que tecnicamente aún no ha sucedido?

Seguir leyendo ¿A qué hora más o menos resucitó Jesús de la muerte?

¡Cristo ha resucitado!

Lectura del santo evangelio según san Juan 20,1-9:

«El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:  «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que Él había de resucitar de entre los muertos».

¿Por qué Jesús dobló el lienzo que cubría Su Faz en el sepulcro?

Una tradición judía de ese tiempo nos revelaría el importante mensaje representado por ese gesto aparentemente insignificante

 

El Evangelio según San Juan, en el capítulo 20, nos habla de un lienzo que había sido colocado sobre la Faz de Jesús cuando Él fue sepultado, al final de la tarde del Viernes Santo.

Ocurre que, después de la Resurrección, cuando el sepulcro fue encontrado vacío, ese lienzo no estaba caído a un lado, como la sábana que había envuelto el Cuerpo de Jesús. El Evangelio reserva un versículo entero para contarnos que el lienzo fue doblado cuidadosamente y colocado a la cabeza del túmulo de piedra.

Pero ¿por qué Jesús dobló el lienzo que cubría Su cabeza en el sepulcro después de resucitar?

Seguir leyendo ¿Por qué Jesús dobló el lienzo que cubría Su Faz en el sepulcro?

Las evidencias de la Resurrección de Jesús en la Sábana Santa

“no parece razonable ni responsable creer que la Sábana Santa es una falsificación medieval”, dice el padre Robert Spitzer

La más grande evidencia de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo es la Sábana Santa de Turín. El padre Robert Spize, un sacerdote jesuita que actualmente se desempeña como presidente del Centro Magis en Garden Grove, California (Estados Unidos) ha realizado un análisis detallado de esta mortaja funeraria de tela de lino tejida que, al parecer, cubría a un hombre que sufrió las heridas de la crucifixión de una manera muy similar a la registrada para Jesús de Nazaret.

Seguir leyendo Las evidencias de la Resurrección de Jesús en la Sábana Santa