Diciembre 2017: Madonna del Velo

Madonna de Loreto o Madonna del Velo, Virgen de Santa María del Popolo, 1511, Rafael

Oleo sobre tabla, Madonna del Velo o Nuestra Sra de Loreto, 1511,Rafael, Renacimiento italiano

ANALISIS COMPOSITIVO

RAFAEL SANZIO (Urbino 1483, Roma 1520), pintor y arquitecto, representa el paradigma del RENACIMIENTO por su clasicismo equilibrado y sereno basado  en la perfección de la luz y la perspectiva. Los personajes sagrados, dotados de gracia, nobleza y ternura dan muestra del inigualable talento del autor para traducir a un lenguaje sencillo los temas religiosos.

En esta bella composición acude a un sorprendente “diálogo de gestos” enlazando a los personajes de la Sagrada Familia  en un perfecto equilibrio, orden simétrico, armonía y composición piramidal.

EL PROGRAMA ICONOGRÁFICO del RENACIMIENTO, responde a un anhelo humanista de acercamiento racional a la naturaleza. La sensación de espacio se logra con el “sfumato” y la perspectiva aérea, cuyo maestro, Leonardo, trabajó con maestría.

San José , en la penumbra contempla la escena, alegoría de la Resurrección, un haz de luz cae sobre el cuerpo del Niño, a quien despierta María y juega con un transparente velo, que simboliza el sudario que cubrió su cuerpo tras la crucifixión y muerte. El magistral escorzo de la mano derecha de la Virgen, provoca en el espectador una apasionada ternura. Y es que Rafael, fue experto en crear iconografías marianas asombrosamente protectoras (Virgen de la Silla) y humaniza a la Virgen creando un juego de miradas entre los personajes sagrados.

Los colores del manto de la Virgen aluden al dolor (rojo) y la eternidad (azul)

…CAMINANDO DEPRISA CON MARÍA HACIA LA NAVIDAD….

MARÍA, es la gran bendecida y la Iglesia se enorgullece hoy de saberla  LLENA DE GRACIA, la primera elegida, la primera destinada.

AQUÍ ESTOY, HAGASE COMO TÚ QUIERAS (Lc 28, 30-32)

El ADVIENTO, tiempo de GRACIA Y ESPERA. Tras la llamada exigente “Daos cuenta del momento que vivís” (Rom 13,11-14) es el Señor el que sale a nuestro encuentro…

…En el bullicio de la ciudad y del tiempo en forma de agujas…donde nos engulle un compás que no entiende de oraciones…

“Señor, ¿Quien soy yo para que entres en mi casa?”(Mt 8) le dijo el centurión..

Y yo le respondo : Jesús, María y José, tres nombres santos que dan razón de ser a nuestra familia, icono, imagen de la Trinidad. Porque Dios es familia. La familia es reflejo de Dios. Donde lo humano y lo divino están unidos en el Sacramento del matrimonio…Porque en la familia, los vínculos del amor son tan fuertes que el olvido de sí mismo brota de forma natural…y el don de santificarse tiene un enorme potencial y se llama : EL AMOR DE DONACIÓN,ES LA LLAMADA  A LA SANTIDAD… potencialidad de entrega y de servicio…y donde practicar tres palabras: GRACIAS, POR FAVOR Y PERDÓN nos hace heroicos….EL PELIGRO ES OLVIDARSE DE LA META, porque educamos para Dios…EDUCAR ES TRASCENDERLO TODO A DIOS…no es lo mismo sufrir con/sin Dios….no es lo mismo mi matrimonio con/sin Dios

Y es que el ADVIENTO nos trae noticias asombrosas: Dos horizontes que parecían irremediablemente distanciados: el cielo y la tierra, están ahora unidos para siempre. DIOS no es ya un Dios lejano sino que se hace  ahora un Dios “de cerca”. Es en la persona de Jesús, su Hijo, donde Dios se “incardina”, se “domicilia “para siempre en nuestra humanidad para formar parte de ella. Se nos invita a pensar que esa proximidad nos vaya transformando, configurando….

“Convertíos porque está cerca el Reino de los cielos” (Mt 3, 1 -12)

VEN SEÑOR, NO TARDES MÁS,

EL MUNDO TE ESPERA, QUE SIN TÍ NO HAY SALVACIÓN.

POR QUE ES EL DIOS DE LAS PROMESAS, ES INAGOTABLE,

PORQUE SIEMPRE ESTÁ ESPERANDO, NO SE CANSA,

ESPERA CON PACIENCIA INFINITA…

ABRE MIS SENTIDOS, AGARRA MI MANO; QUIERO SER POBRE,

QUIERO SENTARME A TU MESA,

TENGO HAMBRE Y SED DE Tí, QUIERO EDIFICAR SOBRE ROCA,

TU PALABRA EDIFICA MI VIDA, RAIZ, CIMIENTO DONDE

ENCUENTRO SEGURIDAD Y DESCANSO…

…Pero el tiempo en forma de agujas me volvió a traicionar…y volví a las prisas…quedé sujeto al bullicio…al materialismo feroz…que tanto seduce y engaña…y a la felicidad efímera…