La Biblia latina más antigua del mundo

El Códice Amiatino regresa a Inglaterra para una exposición después de 1300 años

La Biblia latina completa más antigua que se conserva se expondrá en la exposición Anglo-Saxon Kingdoms de la British Library (19 octubre 2018 – 19 febrero 2019). El Códice Amiatino o Codex Amiatinus vuelve a su hogar por primera vez desde que se trasladara de Inglaterra a Roma como regalo para el Papa hace 1300 años.

CODEX AMIATINUS

La historia de este enorme volumen puede rastrearse gracias a dos textos: The Life of Ceolfrith, de autor anónimo, e Historia de los abades de Wearmouth y Jarrow, escrito por el Venerable Beda.

Según Beda, Ceolfrith fue un “hombre que trabajaba duro en todo”. Como abad de los monasterios Jarrow y Wearmouth, dobló el tamaño de sus bibliotecas. También ordenó la creación de tres Biblias gigantes; una para cada uno de los dos monasterios y otra como regalo al Papa.

La biblioteca British Library explica en su blog que tanto Beda como el autor anónimo coinciden en que Ceolfrith decidió hacer la peregrinación en persona, “porque se estaba haciendo demasiado mayor como para ser un buen ejemplo para sus pupilos”. Se dice que avisó a los monjes con 2 días de antelación antes de partir, pero parece poco preciso, ya que el viaje habría necesitado de más preparación.

Usando las dos obras sobre el anciano monje, fueron capaces de elaborar este video mostrando parte del viaje de Ceolfrith.

 El vídeo no termina en Roma porque Ceolfrith nunca consiguió llegar al final de su viaje. La British Library describe los últimos días del anciano monje:

En algún momento entre el 4 de junio y el 4 de julio, la anónima Life asegura que Ceolfrith estaba en el “monasterio de Ælberht, en un lugar llamado Horn Vale”. Los investigadores han sugerido que este lugar podría ser Kirkdale, en Yorkshire. Luego Ceolfrith se embarcó hacia el continente en la desembocadura del río Humber el 4 de julio. No fue un viaje tranquilo: el navío se desvió de su rumbo tres veces a causa del viento. Sin embargo, el 12 de agosto Ceolfrith “llegó a las tierras de la Galia” (Galliae terras), donde fue recibido con honores por el mismísimo rey Chilperico. Luego la comitiva viajó por tierra: Beda afirma que Ceolfrith fue parte del camino a caballo y parte transportado en litera, ya que estaba enfermando. Ceolfrith llegó a Langres  en torno a las 9 a.m. del 25 de septiembre. Allí falleció el 29 de septiembre de 716.

No obstante, el viaje del códice no terminó con Ceolfrith. Un grupo de monjes lo llevó a su destino y lo entregó al Papa. The Life of Ceolfrith también conserva la carta de agradecimiento del Papa a los monjes de Wearmouth-Jarrow y menciona haber recibido un excelente regalo, que probablemente era el Codex Amiatinus.

Siglos después, el códice fue trasladado a la abadía de San Salvatore in Amiata, Toscana. Allí, Pedro Lombardo (fl. finales del siglo IX) rasgó parcialmente la inscripción que decía que era un regalo de Ceolfrith al Papa y escribió en su lugar su propio nombre, donándolo luego al monasterio de Amiata. Sin embargo, los investigadores han podido identificar este libro gracias a que una copia de la página original de la dedicatoria se había conservado en The Life of Ceolfrith.

J.P. Mauro