La Catedral del Mar o cómo explicar quién es la Virgen a un niño que ha perdido a su madre

La serie de televisión dedica en su guion hermosas palabras a la Virgen, motivo central de la historia en torno a la construcción de la Basílica de Santa María del Mar en Barcelona.

Estamos a mediados del siglo XIV. En Barcelona se construye la Catedral del Mar, la que en la realidad es hoy la Basílica de Santa María del Mar.

Bernat Estanyol es un campesino que ha huido de su masía a Barcelona para proteger a su hijo recién nacido. El señor feudal de la zona abusa constantemente de sus gentes y a él no le queda más remedio, ante la injusticia que se acumula, que huir a la ciudad con la esperanza de encontrar una vida mejor.

Su mujer ha sido apartada de la familia y de su bebé inmediatamente después del parto, para amamantar al hijo del señor feudal en su castillo.

Una vez en Barcelona, Bernat trabaja en las caballerizas de la casa de su hermana, que ha podido casarse con un rico comerciante que aspira a recibir un título nobiliario algún día. Mientras, a él le corresponde malvivir con su hijo, Arnau. Debe hacerlo escondiendo su identidad puesto que, por accidente, mató a un hombre al llegar a la ciudad.

El bebé va creciendo y un día, siendo niño, se lamenta ante su padre por no tener una madre. Bernat no quiere revelarle que su madre está viva para no comprometerla, pero le explica algo que dará abrigo al alma del pequeño Arnau. Le dice que Dios, a los niños que se quedan sin madre, les da otra madre, la Madre del cielo, la Madre de Dios. Y le dice que Ella siempre está pendiente de él y puede hablarle.

Arnau es aguador de los “bastaixos”, hombres rudos que llevan las piedras de la cantera de Montjuïc hasta la Catedral del Mar. Y es así como conoce a Joanet, un muchacho de su edad que anda por las callejuelas de Barcelona sin nadie que se haga cargo de él. A Joanet le ocurre algo similar: ha perdido a su madre.

En el caso de Joanet, se debe a que su madre cometió adulterio y su padre la ha castigado a estar encerrada en una celda infame hasta que muera. A Joanet solo le queda el consuelo de hablar con ella (sin verla) a diario a través de un ventanuco. Y ella solo puede sacar una mano para acariciar el pelo de su criatura.

El Padre Albert es un sacerdote del barrio donde se levanta la Catedral del Mar que pronto se hace amigo de los dos niños y los acerca a Dios. Cree que son hermanos y, en verdad, al poco, Bernat Estanyol decide adoptar a Joanet a pesar de que no tiene nada ni para su propio hijo. Pero sabe que el amor y la compañía que pueden ofrecerle ya será mucho para el pequeño.

Joanet va así aprendiendo de Arnau a tratar a Dios y a la Virgen. Un día, el padre Albert ve a Joanet agarrado a la verja de la capilla donde está la Virgen de Mar en plenas obras. “¿Le rezas?”, le pregunta, a lo que Joanet contesta: “Le hablo”.

Joanet, poco a poco, discernirá pronto su vocación a franciscano, que le llevará a estudiar durante el día en el seminario mientras Arnau consigue un puesto entre los “bastaixos”, los hombres que construyen piedra a piedra la Catedral del Mar. Al saber que los hombres que transportan la piedra le han admitido en su cofradía, Arnau acude a la Virgen a contárselo y se le oye entonces en un primer plano: “Gracias”.

En el capítulo 2 de la serie “La Catedral del Mar”, como se ve, no todo es acción. Hay momentos para la reflexión y para la madurez de los personajes. Así, hablando de la Virgen, se entiende qué movía a las gentes de la Edad Media a construir templos que les excedían por completo. Era una fe robusta como las piedras que cargaban los “bastaixos”.

Título de la serie: “La Catedral del Mar”.

Cadena: Antena 3 TV.

Dolors Massot