La historia de Don Carnal y Doña Cuaresma

En el Libro de buen amor, escrito por Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, se explica de manera simbólica la historia del carnaval, la historia de Don Carnal y Doña Cuaresma.

Don Carnal, hombre mundano y amante de los placeres, es retado por doña Cuaresma a mantener una batalla que tendrá lugar al cabo de una semana; justo el Miércoles de Ceniza. Una vez cumplido el plazo, don Carnal y su ejército  (bueyes, cerdos, gallinas, becerros y cabras) se enfrentan en campo abierto a doña Cuaresma y su legión (vegetales y mariscos).

Tras un día de batalla, ambos contrincantes deciden retirarse a sus tiendas para descansar. Don Carnal aprovecha para realizar un impresionante banquete que le hace caer en un sueño muy pesado. Ante esta situación, Doña Cuaresma no pierde un segundo y hace preso a su enemigo ganando así la batalla.

Desde el primer día de su vencimiento, el Miércoles de Ceniza, el glotón de don Carnal es obligado a confesarse y a hacer penitencia de ayuno y abstinencia. Mientras, doña Cuaresma celebra los actos requeridos durante el período previo a la Semana Santa.

Tras los cuarenta días (la Cuaresma),  don Carnal empieza a estar arrepentido de su anterior forma de vida.   Durante el domingo de Ramos un inesperado acceso de salud lo impulsa a burlar a don Ayuno  y escapa de su celda. Una vez  en libertad, reúne a sus  compañeros y decide vengarse de doña Cuaresma, quien sospechando el posible ataque de su contrincante decide  huir con dirección a Jerusalén la noche del Viernes Santo.

Al día siguiente, el Sábado de Gloria, don Carnal junto a don Amor,  don Almuerzo y  doña Merienda, entra por la ciudad sobre un carro musical que representa su victoria.