La “iglesia secreta” de los primeros cristianos fue excavada en el antiguo territorio controlado por ISIS

Los túneles utilizados para escapar de los romanos permanecieron ocultos a Daesh

En 2014, unos arqueólogos descubrieron un sistema de túneles que se creen fueron una “iglesia secreta” donde los antiguos cristianos podían rendir culto y escapar de la persecución romana en Siria. El Daily Mail informa de que los túneles contenían rutas de huida, puertas ocultas, inscripciones griegas y un altar improvisado. Por desgracia, poco después de este notable descubrimiento, Daesh tomó el poder y ocupó la región, cortando el acceso a la zona hasta ahora.

En un giro casi milagroso de los acontecimientos, igual que los romanos no pudieron encontrar la entrada a esta elaborada red de túneles, el grupo terrorista Daesh pasó por alto completamente la antigua puerta que conduce a las profundidades del subsuelo. De haber encontrado el lugar, el autoproclamado Estado Islámico probablemente lo habría destruido.

Durante tres años, los arqueólogos mantuvieron el lugar en secreto con la esperanza de poder iniciar las excavaciones una vez se marchara Daesh. Por fin empezaron el proceso en agosto de 2017, revelando un segundo componente del sistema de túneles, con escalones de piedra hacia una cueva que contenía diferentes habitaciones y símbolos cristianos.

Abdulwahab Sheko, jefe del Comité de Exploración en el Consejo de Ruinas en Manbij, se refirió en Fox News al primer “emplazamiento”.

“Este lugar es muy especial ─declaró para Fox News─. Aquí es donde creo que el guardia de seguridad cuidaría la puerta, vigilando cualquier movimiento en el exterior.

Advertiría a los demás para salir a través del otro pasaje si necesitaran huir”.

Fox News señala que el primer túnel carecía de símbolos cristianos, indicio de que era empleado durante el auge del a persecución romana, mientras que el segundo túnel contiene cruces, lo cual lleva a los expertos a asumir que se empleó después de que Constantino descriminalizara el cristianismo, en el año 313.

Ahora que se ha expulsado a Daesh de la zona, los arqueólogos tienen libertad para excavar más profundo y ver qué encuentran. Los investigadores del lugar dicen que están comprometidos en su protección.

J.P. Mauro