La zona del bautismo de Jesús, por fin libre de minas

Antiguos monasterios cerrados en la zona por motivos de seguridad vuelven a abrir sus puertas

En el cristianismo oriental, una de las fiestas más importantes del año es la teofanía, cuando los fieles conmemoran el bautismo de Cristo por San Juan Bautista. Aproximadamente equivalente a la fiesta de la Epifanía en la Iglesia Occidental, la Teofanía ocurre en la misma fecha, el 6 de enero, o, para aquellos que siguen el calendario juliano, el 18 o 19 de enero.

Una costumbre para muchos cristianos orientales es darse un baño o nadar en un caudal de agua cercano, en conmemoración del bautismo de Cristo en el río Jordán.

Por lo tanto, ¿qué mejor lugar para celebrar la teofanía que en el mismo Jordán? Pero desde la Guerra de los Seis Días de 1967, esta práctica se ha visto complicada por la geopolítica. El sitio principal bajo control israelí donde la tradición sostiene que Jesús fue bautizado se conoce como Qaser al-Yahud (un sitio alternativo, Al-Maghtas o “Betania más allá del Jordán”, se encuentra en el país de Jordania).

Halo Trust, una organización de caridad británica que ha estado trabajando en los esfuerzos de desminado en antiguas zonas de guerra en todo el mundo, estimó que las minas terrestres cubrían casi 1 millón de metros cuadrados de tierra allí, bloqueando el acceso al Jordán y a ocho iglesias históricas.

Este año, los peregrinos que visitaron el sitio de la Teofanía disfrutaron de un acceso mucho mayor. Halo Trust dice que los complejos de las iglesias ortodoxa etíope, ortodoxa griega, franciscana y ortodoxa rusa han sido eliminados de trampas explosivas y morteros sin explotar, informó Church Times.

Los franciscanos celebraron recientemente un servicio por primera vez en 50 años. Además, un monje ortodoxo etíope ha anunciado planes para comenzar a vivir en su iglesia, a la que llamó un “lugar increíblemente espiritual y pacífico”.

El National Catholic Reporter observó que aunque Israel declaró la paz con Jordania en 1995, el lugar del bautismo, en el territorio a menudo disputado de Cisjordania, permaneció cerrado, lleno de minas terrestres.

“En el año 2000, las autoridades israelíes limpiaron las minas terrestres a lo largo de un camino de acceso estrecho que conduce al lugar bautismal para la visita del Papa Juan Pablo II. En 2011, las autoridades abrieron el camino a los peregrinos por primera vez, permitiendo el acceso al río, pero no a los monasterios.

Alrededor de 800.000 personas llegaron al sitio en 2018, especialmente en torno a la fiesta de la Epifanía, dijo el Catholic Reporter. “En su camino, pasaron frente a los edificios de la iglesia cerrados, letreros amarillos ondeando en el viento con advertencias sobre minas terrestres”.

 

Según este diario, a pesar de más de dos décadas de paz entre Israel y Jordania, la remoción de las minas terrestres requirió negociaciones entre un grupo de partes interesadas en constante cambio: el Ministerio de Defensa israelí, el ejército israelí, la Administración Civil Israelí que supervisa los asuntos administrativos en los territorios palestinos, la Autoridad de Parques Naturales, el Ministerio de Turismo, la Autoridad Palestina y otros grupos palestinos y cristianos. Pero lo más importante, todo lo que se hizo en la Tierra de los Monasterios requirió la cooperación de las siete denominaciones cristianas presentes: católicas y sirias, griegas, rusas, rumanas, coptas y etíopes ortodoxas.

Halo Trust, un grupo de desminado con sede en el Reino Unido que opera en 27 países y territorios de todo el mundo, ha liderado los esfuerzos de desminado en Israel y los territorios palestinos durante los últimos ocho años. Según el Wall Street Journal, hay aproximadamente 35 millas cuadradas de tierra con minas en Israel y Cisjordania, especialmente en los Altos del Golán y en las fronteras. La tierra de los monasterios es aproximadamente un tercio de una milla cuadrada.

Halo Trust pasó años negociando con representantes de cada denominación cristiana, un esfuerzo que también se compartió con el Papa Francisco.

Un equipo de 22 cazadores de bombas especializados del país de Georgia, junto con docenas de personal de apoyo palestino, ha limpiado 1.500 minas terrestres de tres de los siete complejos eclesiales, anunciaron los funcionarios a mediados de diciembre de 2018.

John Burger