Presentación de Jesús al templo (Fiesta de la Candelaria)

2 de febrero. José y María llevaron a Jesús al templo de Jerusalén, también se conoce como Fiesta de la Candelaria.

 

El Día de la Candelaria es una celebración popular católica que tiene lugar el día 2 de febrero. También es conocida como fiesta de la Luz, fiesta de las Candelas, la Presentación del Señor y la Purificación de la Virgen.

El origen del Día de la Candelaria se encuentra en dos acontecimientos bíblicos: la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén y la purificación de la Virgen después del parto. El día 2 de febrero se cumple el 40º día desde el nacimiento de Jesús, y de acuerdo con la ley del Antiguo Testamento terminaba el ritual que acompañaba al nacimiento de un niño.

Si nos adentramos en la historia, de acuerdo con algunos investigadores la fiesta de la Candelaria tiene su origen en Oriente con el nombre de “Encuentro”. Su celebración se extendió a Occidente en el siglo VI, donde se celebraba con carácter penitencial. Otros historiadores consideran que se originó en la antigua Roma con las fiestas paganas lupercarles, que fueron prohibidas a finales del siglo V por el Papa Gelasio I.

En la tradición católica, este día es importante porque se trata de la presentación de Cristo ante los fieles, la luz que llega para iluminar el mundo, lo que se representa con la luz de las candelas, de donde la festividad toma su nombre.

En el siglo XV tuvo lugar en Tenerife (Islas Canarias, España) la aparición de la Virgen de la Candelaria, motivo por el que a partir del año 1497 la fiesta comenzó a celebrarse con carácter mariano.

 

En tiempo de Jesús, la ley prescribía en el Levítico que toda mujer debía presentarse en el templo para purificarse a los cuarenta días que hubiese dado a luz. Si el hijo nacido era varón, debía ser circuncidado a los ocho días y la madre debería permanecer en su casa durante treinta y tres días más, purificándose a través del recogimiento y la oración.

Ya que se cumpliera la fecha, acudía en compañía de su esposo a las puertas del templo para llevar una ofrenda: un cordero y una paloma o tórtola. Con respecto al niño, todo primogénito debía ser consagrado al Señor, en recuerdo de los primogénitos de Egipto que había salvado Dios. Lo mismo pasaba con los animales primogénitos.

José y María llevaron a Jesús al templo de Jerusalén. Como eran pobres, llevaron dos palomas blancas. Al entrar al templo, el anciano Simeón, movido por el Espíritu Santo, tomó en brazos a Jesús y lo bendijo diciendo que Él sería la luz que iluminaría a los gentiles. Después, le dijo a María que una espada atravesaría su alma, profetizando los sufrimientos que tendría que afrontar.

Explicación de la fiesta:

El día 2 de febrero de cada año, se recuerda esta presentación del Niño Jesús al templo, llevando a alguna imagen del Niño Dios a presentar a la iglesia o parroquia. También ese día, se recuerdan las palabras de Simeón, llevando candelas (velas hechas de parafina pura) a bendecir, las cuales simbolizan a Jesús como luz de todos los hombres. De aquí viene el nombre de la “Fiesta de las candelas” o el “Día de la Candelaria”.