El Santo Sepulcro reabre sus puertas    

El Santo Sepulcro de Jerusalén reabre sus puertas hoy, 28 de febrero, tras un rarísimo cierre de tres días.

El final de un pulso. Las puertas del Santo Sepulcro se han abierto por primera vez desde el domingo, permitiendo la entrada de miles de peregrinos en el lugar santo. Ya el martes por la tarde, las Iglesias ortodoxa griega, armenia y católica, que comparten la gestión del santuario, anunciaron este epílogo: “Damos gracias a Dios por el comunicado difundido hoy temprano por el primer ministro [Benjamín Netanyahu] y ofrecemos nuestro agradecimiento a todos los que han trabajado sin descanso para mantener la presencia cristiana en Jerusalén”.

Algunas horas antes, el Gobierno de Netanyahu había anunciado la suspensión de la recaudación de impuestos y el examen de un proyecto de ley que había provocado la ira de las Iglesias y el cierre del Santo Sepulcro. Desde entonces, miles de peregrinos y viajeros de todo el mundo han encontrado las puertas cerradas e improvisadas oraciones en la plaza. La clausura del lugar sagrado tiene excasísimos precedentes a lo largo de los últimos treinta años.

Un grupo de trabajo

Este cierre se produjo en consonancia con las preocupaciones de los jefes de las Iglesias, quienes, en particular, denunciaron la reciente decisión del municipio israelí de Jerusalén de hacerles pagar impuestos por una parte de sus bienes inmuebles. Denunciaron por ello la voluntad de las autoridades de poner en tela de juicio la presencia cristiana en el lugar y subrayaron la forma en que las instituciones cristianas (hospitales, escuelas, etc.) contribuyen directamente a la vitalidad de la Ciudad Santa.

Benjamín Netanyahu y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, acordaron la creación de un grupo de trabajo “que negociará con las Iglesias una solución”, mientras que uno de sus ministros tratará el tema de la venta de tierras. Mientras tanto, “se suspende toda actividad legislativa sobre este tema”.

Alain Kléan