Una vida “sin” o “con”

Frente a una vida SIN entrega favorecida por el mantra del mal entendido culto al ‘ego’, cultivemos una vida CON entrega, que nace del verdadero encuentro con uno mismo dónde uno descubre que vivir dándose a los demás es un modo de vida que realiza y da sentido. Esta vida CON entrega está encarnada en tantas personas que han vivido y viven por los demás sacrificando su propio bienestar, sus comodidades, sus seguridades…

Frente a una vida SIN esfuerzo favorecida por esta sociedad de la comodidad, cultivemos una vida CON esfuerzo como camino para desarrollar todo nuestro potencial para poner al servicio de los demás. Esta vida CON esfuerzo está encarnada en tantas personas que han vivido por encima de sus propias fuerzas para lograr sacar adelante: hijos, proyectos, dificultades, retos…

Frente a una vida SIN agradecimiento por la creencia de que tenemos derecho a todo, cultivemos una vida CON agradecimiento, donde nos sintamos privilegiados por cosas tan básicas que otros ni siquiera pueden soñar. Esta vida CON agradecimiento está encarnada en tantas personas que vivan dando gracias por la vida, por las personas, por las cosas básicas de su vida… escapando de comparaciones y de deseos.

Frente a una vida SIN conflicto o lucha , por la creencia que es mejor no generar polémica o molestar, cultivemos una vida CON conflicto y lucha por defender las injusticias, luchar contra la desigualdad, el egoísmo, defender a los descartados… Esta vida CON conflicto y lucha está encarnada en tantas personas que, de forma pacífica, constante y sin desánimo, son la voz de los que nadie quiere escuchar.

Frente a una vida SIN empatía, que nace de absolutizar nuestra existencia, nuestra verdad, o nuestra ideología, cultivemos una vida CON empatía, en donde descubramos que es más lo que nos une que los que nos separa, que todos somos hermanos y hermanas. Esta vida CON empatía está encarnada en tantas personas que han hecho de las diferencias encuentro, de las distancias puentes y de los dificultades oportunidades.

Frente a un vida SIN pasión, por el desánimo y el pesimismo que nos empapa, cultivemos una vida CON pasión por la vida, por los demás , por la existencia, encarnada en tantas personas que son verdaderas transmisoras de vida con sus gestos y acciones concretos.

Seguro que al leer esta vida ‘CON’ se han ido viniendo a la mente personas concretas que tienes más o menos cerca que pueden ser para ti inspiración.

¡Adelante!

Agus Couto Picos